miércoles, 25 de diciembre de 2013

Ernesto Cardenal: Postales europeas

 
Granada, Nicaragua 1.925

POSTALES EUROPEAS
Detrás de los balcones de hierro florido,
el mar rosa.
Toldos rayados y sombrillas de colores,
y voces de muchachas en la cancha de tenis
bajo los laureles.


O el balcón donde la muchacha cuelga sus medias.
Medias entre claveles. Una jaula de canarios.
Rojos tejados con musgo, y detrás el mar. Abajo
el callejón
con olor a sardinas fritas, el grito
del vendedor de ostras,
y una vitrola.


Hoteles blancos bordeando la bahía.
Mar de prusia bajo cielo cobalto.


Redes tendidas a secar olorosas a algas,
y los viejos remendando las redes.
Y hay una torre allá entre los robledales,
y tres torreones derruidos sobre unas rocas.
El paseo bajo los tilos, junto al foso.
El castillo de ladrillos amarillos.


Colinas y murallas amarillas sobre ellas,
las sombras de las nubes sobre los olivares,
y el canto de unas mujeres recogiendo aceitunas.


O hay una torre redonda:
Piedra cubierta de hiedra. Mar azul
tras las almenas
Una vela
en el mar.
Un vuelo de gaviotas blancas.


Pasa una carreta cargada de muchachas
por el camino bordeado de castaños en flor.
Y el olor de la flor del castaño.
El silbido de un zagal a lo lejos. Un toque
de cuerno.
Un rebaño dorado hacia la puesta de sol.


Una torre reflejándose en el río:
y son iguales la real y la irreal.


Un humo leve se levanta de una aldea
con una flauta.
Hay un arado lodoso tirado en una huerta
(y un canto con la flauta).


Humo, gaviotas sucias, el pito
de los barcos,
las grúas y los mástiles bajo el cielo plomo,
humo plomo y olor a ozono,
el grito de los vendedores ambulantes,
y un fado...
Y el olor de la noche salada.
Las luces lejanas de los hoteles y de los cines.


Palacios reflejados en el agua podrida.
Las góndolas negras con negros gondoleros.
Cuerdas gruesas, agua grasienta, un barril en el muelle.
El buque gris de la Marina de USA.
Y el agua de noche golpeando las gradas
o chapoteando debajo de las lanchas
y las lanchas chocando contra el muelle
o chocando lancha contra lancha.
La laguna iluminada de luces rojas y verdes,
y la luz de una góndola, y el ruido del remo...


No hay comentarios: